Tres gracias niponas

10 de octubre de 2016

Parece que últimamente la cosa va de moñitos. Hace un par de meses os enseñaba la "muñeca moñitos" y hoy vengo con mis tres japonesitas con moñitos.

En realidad no son mías las tres, sólo la verde del medio. Ésa fue la primera que hice, con alguna que otra peripecia. El patrón de estas muñecas es gratuito y lo podéis encontrar en el blog "La calle de la abuela". Ahí Sonia explica que cabeza y kimono se tejen en una única pieza empezando por arriba. A mí me quedan mejor hechos los aumentos que las disminuciones así que decidí hacer la cabeza y el cuerpo por separado de forma que pudiera empezar el cuerpo por abajo para intentar hacer una base más o menos estable por si conseguía que la muñeca resultante se mantuviera de pie. Primero tejí la cabeza y luego tejí el cuerpo por separado y siguiendo el patrón de Sonia a la inversa. Además, le puse en la base por dentro un círculo de goma eva gruesa para darle un poco de estabilidad.
Pues resulta que la cabeza me parecía enorme para el kimono. Bueno, pensé, a lo mejor es porque aun no tiene el obi ni las mangas y una vez se lo ponga todo ya arma más el cuerpo y seguro que se ve más proporcionada la cabeza. Pues no. Monté toda la parte inferior de la muñeca y la cabeza me seguía pareciendo grande así que deshice la cabeza y me dispuse a  volver a empezar. Como ya tenía el cuerpo listo me dije, en lugar de hacerla por separado ya la puedo hacer unida al cuerpo siguiendo el patrón al revés. Pero la volver a tejer ya me quedaba mal el hilo porque no es 100% algodón sino que es mitad algodón y mitad acrílico y queda como dado de sí, no sé cómo explicarlo. AAAhhhh, tenía que volver a empezar. En fin, yo no me rindo fácilmente así que antes de desechar el hilo usado probé a tejerlo con una aguja medio número menor. Perfecto. Se nota diferencia entre el punto de la cabeza y el punto del kimono, se ve algo más grande en el kimono , pero quedó una muñeca chulísima, ¿verdad?.
Me gustó mucho el detalle de Ana (Mis pequicosas) de ponerle unas cuentas en uno de los moños. Mi niña tiene una latita donde guarda abalorios de diferentes tamaños, formas y colores, con los que hace pulseras y collares, y ahí me fui a buscar si había algo que pudiera poner en un moñito de mi kokeshi. Y vaya si había, encontré dos bolitas que le iban a la perfección.
Mi niña me descubrió cuando ya estaba terminando esta primera kokeshi.
- ¿Qué estás haciendo?
- Una muñeca japonesa, ¿te gusta como está quedando?
- Sí, ¿para quién es?
- Es para mí, la voy a llevar a la oficina para adornar mi mesa
- Pues me gusta para mí, la quería yo
- Bueno, si te gusta luego te hago otra para ti
- Es que yo quiero esa, además, cogiste bolitas de las mías para el pelo
Pues nada, para ella la kokeshi.
Unos días más tarde empecé a hacer otra. Esta vez ya tejí desde el primer momento kimono y cabeza de una sola pieza y empezando por abajo. Y cambié los colores, me cogi la lana rosa para combinar con la verde. Cuando vio las mangas con el borde rosa y el obi rosa salió disparada, jajajajaja, se fue a su habitación a buscar "mi" kokeshi porque la nueva que estaba haciendo le gustaba muchísimo más.
- Mami, te doy la tuya, yo prefiero esa, es que es rosa, y es taaaan mona
Y hasta aquí la historia de las dos primeras muñecas. La tercera se la hice para la hija de una amiga. Por estas casualidades que tiene la vida estos días le pidieron en el cole que llevara alguna cosa relacionada con Japón porque iban a hablar en clase del país y su cultura. Con esta muñeca ya pueden hablar de las kokeshi, de la vestimenta tradicional y del arte del amigurumi. Tres por uno, no está nada mal.
Aprovechando la coyuntura estuve investigando un poco y resulta que las kokeshi son muñecas tradicionales japonesas, originarias de la región de Tohoku en el norte de Japón. Se fabrican a mano utilizando madera. La principal característica es su tronco sencillo y su carencia de piernas. Creo que esta kokeshi amigurumi es una buena adaptación de ese juguete tradicional.
Las tres están tejidas con "Eco Luna" de "Valeria di Roma" y aguja de 3 mm (salvo al cabeza de la primera). Ya os tengo hablado en más ocasiones de esta lana ya ya sabéis que me gusta mucho para los muñecos. A pesar de que el nombre suene a Italia, es una lana hecha 100% en España. La composición es 55% acrílica y 45% algodón, se teje bien, la hebra no se abre, es suave, esponjosa y el acabado de los muñecos muy amoroso. Miden aproximadamente 13 cm sin contar los moños.
Me encantan estas muñecas y es un vicio hacerlas, así que no creo que me quede sólo con estas tres. Alguna más caerá. Tengo que probar a hacerlas con un solo moño como la "Kokeshi Orenji" de Mis pequicosas.
¡Qué ilusión! Mis japonesitas han sido seleccionadas para estar entre los posts destacados de Really Crafty Link Party #38.





¿Compartes?



Muchas gracias por dedicarme un ratito de tu valioso tiempo, me encanta que me visites y, ya sabes, si te apetece puedes dejarme un comentario y sabré que has pasado por aquí.

Espero que te haya gustado y vuelvas pronto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario